ANTECEDENTES

Las empresas en México independientes de su Giro y/o Tamaño se consideran casi en su totalidad empresas familiares, lo cual lo confirman las estadísticas de registro indicando que alrededor del 99% de los negocios mexicanos son de tipo familiar.

        Una de las mayores dificultades que enfrentan las empresas familiares, es:

El desafío de alinear los intereses de la familia, la propiedad

y los objetivos de negocio”

Más de la mitad de empresarios consultados en diversas encuestas, manifiestan:

 

  •         No tener una Sucesión Directiva, llamado también de Continuidad.

 

LA SUCESIÓN DIRECTIVA

Todos los empresarios familiares, “tarde que temprano”, se tienen que preparar para

llevar a cabo el proceso de Sucesión. Algunos autores han calificado este evento

como “el último acto de grandeza” del líder familiar. 

 

¿Qué se necesita para estar listo?

Se necesita que el Fundador (Líder) tiene que cumplir con lo siguiente:

a)         estar preparado en lo personal,

b)         seleccionar al sucesor,

c)         formar al sucesor y

d)         pasar la estafeta. 

LA SUCESIÓN DIRECTIVA COMO UN PROCESO

El proceso de la Sucesión Directiva contempla varios aspectos relevantes entre

los que se destaca lo siguiente:

 

a)         ¿Cuándo hacerlo?

Cuando el fundador o dueño de la empresa familiar se encuentre en su mejor momento y posea autoridad.

 

b)   ¿Cómo debe ser?

Debe ser un proceso natural y gradual, no debiendo ser un Suceso.

 

c)    ¿Qué busca?

Formar un sucesor. Por tal motivo, es extensivo y complejo, ya que el proceso de la sucesión directiva busca armonizar familia-empresa.

 

d)  ¿Cómo hacerlo? Con comunicación, comunicación y comunicación, buscando siempre el consenso y con una estrategia ganador-ganador.
 

La parte mas difícil suele ser “soltar el poder”. El empresario familiar está acostumbrado a mandar, a ejercer el control y tener el reconocimiento de todos por su estatus de “jefe”.

El reto está en el aspecto humano de “dejar de ser” el Director General de la empresa. Para ello, se tienen que vivir tres etapas:

 

  • En la primera, el líder encabeza el proceso de sucesión (en la empresa y en la familia),
  • En la segunda,  seleccionar al sucesor, capacitarlo y entregarle el poder y
  • En la tercera, seguir adelante en una “nueva vida”. 

 

El retiro del fundador no implica inactividad pero si requiere un cambio de vida.  La participación en la empresa se puede concentrar en formar parte del consejo de administración, pero sin querer ejercer funciones ejecutivas al interior de la empresa.

 

Temas
No topics.
Temas relacionados.
Loading Conversation